Un esbirro que rompe las normas: Escudera Argenta

Uno de los grandes quid de no jugar costes 1 en Hearthstone es que los poderes de clase los eliminan con facilidad. Pícaro, druida, mago, paladín... sus poderes de clase aturullan a los esbirros de esa curva. Sin embargo, los drops a 1 que sí ven juego son esbirros con salud 2 o más, por la resistencia a los poderes de clase que hemos citado, o cartas con efectos continuos que se protegen a sí mismos como el Diablillo sangriento, o algunos que hacen algo al ser jugados o al morir, como Gnomo paria o Arquera elfa. Minions como Infiltrado huargen han dejado de ver juego por ser altamente frágiles, a pesar de tener 2 de fuerza y una gran habilidad como es Sigilo. Entonces, ¿cuál es la razón por la que últimamente Escudera Argenta esté tan de moda?

El principal motivo, que explica el 90% de veces por qué se juega una carta, es su posición en el metagame. Actualmente, el meta tiene una tendencia brutalmente agresiva, propiciando que los esbirros de curva baja ganen adeptos. A su vez, tienen que ser minions que tengan una resistencia natural en el ambiente en el que habitan. La Escudera Argenta presenta sendas condiciones. Vamos a analizar y enumerar las razones por las que un drop a 1 con unas estadísticas pobres en el papel tiene un rendimiento tan óptimo y con un valor real mucho mayor a su coste de maná.

Un 1/1 por 1 maná es malo, en Hearthstone y en casi cualquier CCG. Seamos sinceros, son stats pésimas. La gran mayoría de los esbirros que comparten la curva tienen o mas salud o más fuerza, por lo que en este aspecto, la escudera se queda coja.

Sin embargo, Escudo divino es la razón imperante por la ve tanto juego. Hay que considerar más factores para explicar el motivo del poder de su habilidad. La realidad es que un 1/1 Escudo divino por sí solo sigue siendo horrible. Pero como dijimos antes, este esbirro no combate sólo. El verdadero valor de la escudera viene cuando está acompañado de las cartas más jugadas del formato: Clériga Sol Devastado, Enano Hierro Negro y Defensor de Argus.

Este triunvirato, jugado hasta la saciedad en la actualidad, hace que la Escudera Argenta gane puntos y se la vea con otros ojos. La capacidad de convertirla en una simple 2/2 Escudo Divino ya la transforma en una bestia que tradeará por dos cartas del rival. La escudera mejora si empezamos con la moneda, ya que nos permitirá sacar a la clériga en turno 2 para tradear nuestro Escudo Divino por el drop a 2 del rival, dejando una 2/2 y una 3/3 en mesa en turno dos. Convertirla en 3/1 por medio del enano nos permitirá afianzar el control de la mesa incluso más efectivamente, dejando luego una amenaza mucho más frágil que un 2/2, pero mucho más amenazante para los puntos de vida del oponente.
Aunque estemos hablando de tres esbirros neutrales que hacen una excelente combinación con la escudera, tenemos que tener siempre en cuenta que esta carta es mucho aterradora en unas clases que en otras. Por ejemplo, brilla tanto en chamán como en brujo, ya que dichos héroes cuentan con potentes buffs en su arsenal provenientes de sus cartas de clase. El citado Diablillo sangriento o el excelso Tótem lengua de fuego ofrecen un efecto continúo que mejora las estadísticas de la escudera, promoviendo el tradeo efectivo de la misma con cartas que son de un coste mayor al de ella y eludiendo templadamente sus debilidades. Esto nos ofrecerá ventaja de tempo y de cartas, dos pilares fundamentales para el éxito en Hearthstone.

A su vez, la jugabilidad de un esbirro de coste 1 se mide también por su valor al top-deck. Por tanto, la pregunta que debemos plantearnos es: si la robamos en turno 10, ¿será buena? Sabemos que no será tan buena como jugarla en turno 1, donde competirá con cartas de un coste similar al suyo, pero la escudera no es mala en turno 10 porque si la mesa está estancada, hay muchas clases que no podrán eliminarla de un plumazo y podremos filtrar algunos puntos de daño con ella.

En definitiva, la próxima vez que veáis a la Escudera Argenta tenéis que hacerlo con amplitud de miras. Parece un esbirro inocente, incluso malo, pero muchas estrategias se basan en la sinergia y combinación de las cartas de una baraja, y no en el poder individual de las mismas. Es por eso que, en el actual meta repleto de costes bajos X/2 y en el que los esbirros de soporte abundan, la Escudera Argenta es una MVP que no perderá su estatus a menos que las modas cambien.