Rompiendo el formato: El ocaso del mago

Ha llegado el nuevo parche y un frío profundo pasa por el espinazo de Jaina Valiente, la cual ha visto un nerfeo salvaje, similar al que sufrió Valeera después del reset, etapa en la que el pícaro dominaba de manera parecida a la que domina mago ahora.

Si bien los últimos días presenciamos un cese en la actividad por parte de los magos, debido principalmente a las barajas que los contrarrestaban, Blizzard optó por tomar la justicia por su propia cuenta y llevo a cabo un nerf duro a la mecánica Congelar, la única mecánica defensiva que tenía el mago.

Mientras otras clases tienen Armadura, sanación o buenos esbirros defensivos, mago se queda ahora sin sus armas de control y solamente podrá volcarse al arquetipo agresivo, donde sigue siendo uno de los top tiers en ese sentido. Sin embargo, la estrategia de control, viable a través de mantener la mesa a raya con sus hechizos de escarcha, ha sufrido un golpe mortal del que quizás no se pueda recuperar.

Vamos a ver cuáles fueron las modificaciones que se aplicaron a la clase y a jugar a futurólogos para ver qué pasará en el horizonte de Hearthstone.

Mago
  • Entendemos que la mecánica de congelar puede ser frustrante al enfrentarse a ella, y queríamos hacer ciertos cambios que permitieran al oponente del mago algo de tiempo adicional para ser agresivos con su esbirro y a su vez ralentizar el ritmo general del estilo del mago basado en el control.
  • El coste de maná de Ventisca ahora es de 6 ahora (subido de 5).
  • El coste de maná de Cono de frío es de 4 ahora (subido de 3).
  • El coste de maná de Nova de escarcha es de 3 ahora (subido de 2).

Blizzard entiende que la mecánica de congelar es aburrida y no puedo estar más de acuerdo. No obstante, esa mecánica es finita y en reiteradas ocasiones resulta en desventaja de cartas. O sea, que intercambiamos tempo por cartas, un fundamento que la mayoría de CCGs comparten y han sabido encontrar un equilibrio en ello. Con el cambio a todas las cartas con dicha mecánica, nuestra ganancia de tempo se hace casi obsoleta, haciendo que la ventaja de cartas que sacrificamos no sea rentable.

De todos modos, el problema de la clase mago, y lo que ocasionó el cenit de las barajas de gigantes, era la cantidad de turnos extras que ganaba el mago, sobre todo con la carta Bloque de hielo, más que con las otras. Esa era la carta que le daba una red de seguridad y que lo protegía de cualquier cosa. Mientras Barrera de hielo nos protege de los esbirros con Carga y los efectos de Congelar nos escudan contra los esbirros sin Carga, Bloque de hielo nos protege de todo eso y, además, de los hechizos, haciendo realmente frustrante jugar contra esa baraja porque da esa sensación de imposibilidad que no es saludable para el juego.

Con esto quiero decir que la baraja de Gigantes de mago sí que necesitaba una corrección. Pero que se han equivocado en su acercamiento al problema, ya que la baraja habrá muerto ahora, sí, pero junto a ella cualquier baraja de aggro control u otro tipo de control que podrías jugar con mago, ya que dependía de Cono de frío y Ventisca para mantener un control de la mesa.

Veremos cómo evoluciona el metajuego. Si jugamos a las adivinanzas, podemos pensar que brujo agresivo volverá a plagar Hearthstone, ya que su hard-counter, mago, apenas dará la cara. Habrá que ver si las barajas de control de paladín, chamán y druida podrán controlar las hordas de demonios de Gul'dan. Y sino, quién sabe... quizás el brujo será el próximo en sufrir el nerfhammer. Porque es mucho más fácil destrozar una clase que buscar alternativas en lo que tenemos. La inexperiencia de Blizzard en juegos de cartas está quedando en evidencia y eso no puede ser bueno para nuestro juego favorito.